Ya huele a chimenea

chimenea de una cueva en Galera

Apenas hace 4 días que estábamos en manga corta comiendo a sol y sombra en el campo cuando, de la noche a la mañana, hemos tenido que coger los jerséis y abrigos. Así es Galera señores. No hay nada mejor y más reconfortante para pasar el largo y duro invierno que nos espera que una buena chimenea. Y es que recién llegado de tierras levantinas, sentir cómo el frescor (porque aún no es frío) se mete entre las mangas de mi camisa arremangada cuando salgo del coche y oler a humo de chimenea...eso no tiene precio. ¡Qué gusto da meterte en casita y encontrarte el rincón del fuego encendido! Y si a eso se le unen una buena compañía de familia y amigos junto con un vasito de vino de la tierra (viejo, claro, pues aún estamos esperando a que salga el de este año) y algo para picar (dígase unos trozos de jamón, queso o unos chorizos asados y unas "papas" a la ceniza...), no lo cambio por ningún banquete ni lugar del mundo...al menos hoy.

 

Pero para tener un buen fuego antes hace falta eso que tanto gusta dar a algunos en determinadas ocasiones...exacto, necesitamos leña. Lo fácil es comprarla, pero entonces no lo vives ni lo disfrutas. Salir un sábado por la mañana a eso de las 10h -sin madrugar mucho, pero con una más que respetable niebla y "rasquilla" (1)-, para ir a hacer leña -de tus almendros, no de los del vecino-, hace que quemarla más tarde te llene de un poco más de orgullo personal -con poco me conformo yo-: talar, recortar, recoger, cargar, descargar, amontonar y limpiar. Esos son los pasos para conseguir unos haces (2) de ramas y algunos troncos con que darle vida al hueco de la hoguera. Y más rápido y fácil es hacer arder los troncos en casa que recogerlos del bancal; es lo que hay, para tener fuego primero hay que crearlo, y sin leña será complicado.

 

Y qué decir de la primera vez que uno intenta (porque al final debe a cudir a alguien que le ayude y lo haga) encender una lumbre. Que si el papel primero, que luego las ramas y al final los troncos gordos...que si pastilla porque no prende, que si se ahoga el hueco para que prenda...que los troncos gordos no se echan hasta que prende las ramas más finas...una locura para el que no sabe, y una tontería para el que lo hace todos los días. Cada maestrillo tiene su librillo, y lo importante es dejarse enseñar para que luego, el Día de las Migas, ¡no quedes mal al tener que echarle el aceite a la hoguera!

 

En fin, que el invierno se acerca (3) y hay que prepararse. ¡Cómo me gusta esta época del año!, pero para un rato. Lo cierto que son duros estos períodos invernales del altiplano granadino, pero no dejan de ser parte de la tierra en la que vivimos y nos hemos criado.

 

 

Pie de notas:

(1) Fresco, frío. De rasca, rasquilla.

(2) Un haz de leña es un montón o conjunto de ramas agrupados y atados, normalmente para facilitar su transporte.

(3) Lema de la casa Stark de Invernalia. Véase el tomo I de la saga "Canción de Hielo y Fuego: Juego de Tronos", novela de fantasía escrita por el autor estadounidense George R. R. Martin.

Escribir comentario

Comentarios: 0
1 Válido para envíos a España. Para leer las condiciones de envío a otros países y más detalles sobre el envío, consulta este enlace: Condiciones de pago y envío
2 En Promoción
3 excl.impuestos