Chascarrillos y Anécdotas

En esta sección queremos dejar constancia escrita de las experiencias y vivencias de las gentes de Galera. Son relatos breves, en tono cómico, basados en hechos reales sucedidos con y por vecinos de nuestro pueblo. Nos parece interesante y contributivo dar a conocer esas historias que nos han hecho reír en algún momento mientras charlábamos con la familia y amigos junto a una chimenea o en la bodega al fresco. Con esta sección deseamos poder transmitir esos momentos tan agradables y que nos harán viajar al pasado de nuestro pueblo. Damos paso pues a estas historias:

Entre chatos amanece

Cuentan algunos que conocieron a otros que una noche se juntaron en el Bar del Viudo, el famoso bar de vinos en el que los clientes jugaban al dominó y las cartas desde la hora del café hasta la hora de volver a casa, y tras invitarse a chatos el uno al otro repetidamente durante horas y sin mediar palabra, la única frase que se dirigieron al final fue: "parece que ha amanecido, nos vamos a tener que ir".

 

No quiero pensar en el rapapolvos que les esperaría en casa, y no digamos los duros que se dejarían en la barra sin haberse contado siquiera un chiste o algún chismorreo de la semana. En fin, hay gente parca en palabras que se entiende con tan sólo la mirada...


Parece que va a llover

Ya es raro que llueva regularmente en Galera pues nos encontramos en un clima continental semi-desértico, pero cuando aparecen las típicas nubes aparentemente "cargadas" del elemento más querido (H2O), nos emocionamos al pensar que algo de agua caerá. En estos casos es normal que, a modo de saludo entre paisanos un día normal y corriente, digamos del mes de octubre, se plantee la frase "parece que hoy sí va a llover". El orador, interpérrito y sin alarde en encontrar una respuesta profunda, sino todo lo contrario, laxa y sin mayor relevancia, por parte de su interlocutor, es respondido sorpresivamente por una clara y tajante respuesta tal que "¡ni lloviendo a cántaros se vuelve el agua antes pa'rriba!".

 

Al respecto:

Para que llueva en Galera se tienen que dar dos combinaciones bastante raras: que haya nubes y que no pase la misteriosa avioneta rompenubes (en otro post haremos alusión a este fenómeno digno de un episodio de Cuarto Milenio de Íker Jiménez).

 


En un día típico de invierno...

...un señor que se encuentra a uno de los comerciantes locales del pueblo y le comenta:

 

- ¿Hay poca gente en Galera, no?

 

A lo que el comerciante, con todo el conocimiento del mundo responde:

 

- ¿Poca? ¡ Aquí te caes y no te recogen hasta verano!

 

Al respecto:

En Galera suele haber unos 1.100 habitantes durante 10 meses; los retantes 2 meses (normalmente divididos entre diciembre  -por Navidad-, julio y agosto) casi triplica su número, pudiendo alcanzar las 3.000 personas; en lo mejores años (hace ya algún tiempo atrás), a las 4.000. No significa por ello que Galera esté muerta, ¡no!, simplemente se aletarga, como el oso o la marmota durante el frío polar.


"Malafollá" granadina en estado puro

Nuestro mismo comerciante, en otro de esos días raros, ahí en su tienda esperando a que alguien entre por la puerta. Una señora, muy dispuesta y alegre inicia la conversación invernal:

 

- ¡ Buenos días !

 

El comerciante, mirándola de "reojillo" le responde:

 

- Por la noche hablamos si son buenos o malos.

 

Al respecto: Origen de la palabra "malafollá" 

El aprendiz de herreros y caldereros del Albaycín no le daba el ritmo adecuado al fuelle, por lo que el hogar (horno) perdía la temperatura necesaria. Por tanto, se decía del aprendiz que tenía mala follada (follá, si abreviamos a lo andaluz): que no follaba bien. Y pare usted de imaginar cualquier otra situación ajena a la mencionada.

 

¿Y cómo podemos definir la malafollá, tal y como se conoce hoy en día? Según explica José García Ladrón de Guevara en su libro 'La malafollá granaína', es "una suerte de mala hostia gratuita que los granadinos repartimos sin ton ni son a todo aquel que nos rodea y que, en ningún caso, denota mal carácter, ni mala educación, ni animadversión en particular por el interlocutor. Tampoco denota desinterés o apatía en el granaíno, como dicen algunos." Según Guevara y Enrique Padial, es un gen más que nos identifica a los granadinos. En definitiva (y aporto de mi cosecha): somos así con cualquiera, según nos pille el día.

Fuentes: ideal.es / elmundo.es

¡ Comparte tus anédotas !

 

Si conoces anécdotas y hechos curiosos que quieras compartir con todos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en el email info@venagalera.com o a través del formulario pinchado aquí.

 

¡ Que no se pierda ese conocimiento y vivencias sociales que todos, alguna vez, hemos escuchado de los más mayores !

1 Válido para envíos a España. Para leer las condiciones de envío a otros países y más detalles sobre el envío, consulta este enlace: Condiciones de pago y envío
2 En Promoción
3 excl.impuestos